GUÍA DE LOS 10 ACCIDENTES MÁS HABITUALES EN ÉPOCA DE FIESTAS Y CÓMO ACTUAR EN CASOS DE EMERGENCIA

GUÍA DE LOS 10 ACCIDENTES MÁS HABITUALES EN ÉPOCA DE FIESTAS Y CÓMO ACTUAR EN CASOS DE EMERGENCIA

Las celebraciones de Fin de Año se aproximan y la ansiedad por volver a reunirse con familia y amigos post pandemia va en aumento. Comidas y bebidas en exceso, salidas y eventos, fiestas y todo tipo de reuniones también pueden ser fuente de accidentes e imprevistos en donde la salud puede verse seriamente comprometida.

APEX SALUD – GUÍA DE LOS 10 ACCIDENTES MÁS HABITUALES EN ÉPOCA DE FIESTAS Y CÓMO ACTUAR EN CASOS DE EMERGENCIA

En la próxima temporada de fiestas todos buscamos divertirnos y pasarla bien con la familia y los amigos. Sin embargo, todo podría cambiar de un momento a otro si no nos cuidamos bien, pues en esta época no solo los regalos abundan, sino también los accidentes y problemas de salud.

A continuación, Germán Braña, director de APEX Prevención y Respuesta – compañía dedicada a brindar soluciones integrales para el cuidado de la salud de empresas y el público en general, explica cuáles son los 10 accidentes más habituales de esta época y qué podemos hacer para tratar de minimizar los riesgos hasta que puedan llegar los expertos en emergencias.

1.- Ataques cardíacos – Generalmente los fines de año suelen ser momento de balances, de corridas extras, la gente tiene mucho más estrés de lo habituales (cierres financieros, exámenes, llegar a la meta del objetivo cumplido antes de que termine el año, etc.) más el trajín extra de múltiples eventos que hay que organizar o asistir. Además de que las personas suelen comer más y no tomar sus medicamentos entre todo el ajetreo. Sin dudas, un contexto más que posible para un infarto.

Qué hacer – Primeros auxilios: lo más urgente es llamar al 1-0-7 o buscar ayuda médica de emergencia. Para darse cuenta si a persona está atravesando un infarto, chequear si tiene alguno de estos síntomas: dolor, presión u opresión en el pecho, o una sensación opresiva o de dolor en el centro del pecho. También puede reflejarse dolor o molestias que se expanden al hombro, al brazo, a la espalda, al cuello, a la mandíbula, a los dientes o, a veces, a la parte superior del abdomen. Náuseas, indigestión, acidez estomacal o dolor abdominal, falta de aliento. Sensación de aturdimiento, mareos y desmayos y sudoración excesiva sin esfuerzo previo.

Mientras se espera la llegada de la ambulancia, pedirle a un vecino o amigo que lleve la persona al hospital más cercano. Se aconseja masticar y tragar una aspirina, ya que esto ayuda a evitar la coagulación de la sangre. Si la persona está inconsciente, comenzar con la RCP (se aconseja presionar rápido y con fuerza en el centro del pecho de la persona, a un ritmo relativamente rápido: entre 100 y 120 compresiones por minuto). Si hay disponible un desfibrilador externo automático (AED, por sus siglas en inglés) y la persona está inconsciente, seguir las instrucciones de uso del dispositivo.

2.- Arbolitos inflamables // cañas voladoras y linternas voladoras – Cada año, hay más de 400 incendios que involucran árboles de Navidad o luces por cortocircuitos. Además, este tipo de accidentes son lo que más porcentaje de muertes provocan. También pueden provocarlos cañas o linternas de papel voladoras que caigan sobre techos o superficies inflamables. Mucho más aún si la casa se encuentra vacía porque sus habitantes han salido a festejar.

Qué hacer – Primeros auxilios: Tratar de avisarle a vecinos de confianza o amigos íntimos que la familia se ausentará del hogar y dejar teléfono de emergencias. Tener a mano siempre el número de los bomberos (1-0-0 en Argentina) No ingresar al hogar o habituación en llamas; esperar por la asistencia profesional.

En caso de personas o mascotas intoxicadas por inhalación, lo más importante es que puedan tomar aire fresco lo antes posible. Si la persona o animal vomitan, girarles la cabeza hacia un lado para evitar que se atraganten. Realizar reanimación cardiopulmonar si no muestran signos de vida, como movimiento, respiración o tos.

3.- Caídas, golpes e incluso fracturas por decoraciones – puede parecer poco importante, pero se registran gran cantidad de caídas, fracturas y contusiones por colocar diversos tipos de decoraciones, luces y otros adornos en techos y paredes del hogar. Cifras mundiales indican que más de cinco mil personas sufren lesiones al caerse cuando están decorando.

Qué hacer – Primeros auxilios: si hubiera algún tipo de sangrado, lo más urgente es detenerlo. ¿Cómo? Aplicar presión en la herida con una venda estéril, un paño limpio o un pedazo de ropa limpia. Luego, es fundamental inmovilizar la zona lesionada. Se puede aplicar compresas de hielo para limitar la hinchazón y ayudar a aliviar el dolor. Y esperar a la asistencia profesional.

4.- Quemaduras – sin dudas, uno de los principales accidentes de la temporada de fiestas. Fuegos artificiales, cocinas, parrillas y hornos encendidos por mucho tiempo, velas y luces eléctricas, productos químicos, etc. Todo esto podría aumentar el riesgo de sufrir accidentes, especialmente si hay niños cerca. Las quemaduras graves también son en mamas. Las quemaduras pueden provocar muerte celular, lo que puede requerir hospitalización y causar la muerte.

Qué hacer – Primeros auxilios: es importante reconocer que, como primer punto, hay 3 tipos de quemaduras. Las quemaduras de primer grado afectan solo la capa externa de la piel. Causan dolor, enrojecimiento e hinchazón. Luego, las quemaduras de segundo grado afectan ambas, la capa externa y la capa subyacente de la piel. Causan dolor, enrojecimiento, hinchazón y ampollas. Finalmente, las quemaduras de tercer grado afectan las capas profundas de la piel. Causan piel blanquecina, oscura o quemada. La piel puede estar adormecida. Es así como las quemaduras mayores necesitan atención médica inmediata. Esto puede ayudar a prevenir cicatrización, discapacidad y deformaciones. Si ocurren en la cara, las manos, los pies y los genitales pueden ser particularmente graves.

Ante este panorama, lo mejor es tratar a cualquier tipo de quemadura como si se tratara de una quemadura mayor. Las quemaduras graves necesitan atención médica inmediata. Urgente llamar al número local de emergencias o 1-0-7.

Si no hay rupturas en la piel, dejar correr agua fría sobre la zona de la quemadura o sumerja la zona en agua fría (no helada). Mantener la zona en el agua durante al menos de 5 a 30 minutos. Una toalla limpia, húmeda y fría también ayuda a reducir el dolor. Es importante el acompañamiento emocional y luego de lavar o remojar la quemadura, cubrirla con un vendaje estéril y seco o con un apósito limpio.

En cambio, si la quemadura es más grave, se recomienda envolver a la persona con un material grueso como un abrigo de algodón o lana, una alfombra o una manta. Esto ayuda a apagar las llamas. Se puede rociar agua sobre la persona y llamar urgentemente al 1-0-7 o al número local de emergencias. No quitar las ropas quemadas que estén pegadas a la piel. Verificar que la persona esté respirando y de ser necesario, comenzar a administrar respiración artificial. Cubrir la zona con un vendaje estéril y seco o una tela limpia. NO aplicar cremas ni reventar ampollas.

5.- Ataques de asma, epilepsia y crisis alérgicas: suele suceder que los ataques de asma se incrementan en el día de Navidad, ya que hay una gran cantidad de factores que los desencadenan, como los fuegos de velas y chimeneas, contacto con ácaros y mascotas de otros ambientes, el alcohol, el cambio de clima y hasta las emociones intensas.

Qué hacer – Primeros auxilios: ante una crisis asmática lo más importante es que la persona se tranquilice y adopte una posición adecuada para utilizar el inhalador. De no tenerlo, lo ideal es llamar al número de emergencia y solicitar ayuda médica de inmediato.

Ante un ataque de epilepsia, es vital acomodar a la persona en el suelo, evitando que se lastime. Luego, colocar una almohada o manta doblada bajo la cabeza, para que no se golpee contra el suelo. Quitar anteojos y aflojar todo tipo de ropa y accesorios apretados. Retirar objetos punzantes o cortantes con los que se pueda herir, así como y fuentes de calor con las que se pueda quemar. No introducir objetos en su boca ni intentar administrar medicamentos orales. No sujetarle con fuerza para evitar sus movimientos. Al finalizar la crisis, colocar la persona de costado y dejarla recuperarse. De esta forma si tiene vómitos, saliva o flemas no pasarán a sus pulmones.

Una reacción alérgica que pone en peligro la vida (anafilaxia) puede causar un choque, un descenso repentino de la presión arterial y problemas para respirar. En las personas que tienen alergia, la anafilaxia puede ocurrir minutos después de la exposición a una sustancia específica que causa la alergia (alérgeno). En algunos casos, la reacción puede retrasarse o la anafilaxia puede ocurrir sin ningún detonante evidente.

Ante una situación así se debe llamar de inmediato al 1-0-7 o al número local de urgencias médicas. Preguntarle a la persona si lleva consigo un autoinyector de epinefrina para tratar un ataque de alergia. Si lo tiene, preguntarle si necesita ayuda o puede hacerlo ella misma. Por lo general, esto se hace presionando el autoinyector contra el muslo de la persona. Se recomienda que la persona se quede quieta, recostada boca arriba. Aflojar la ropa ajustada y cubrir a la persona con una manta. Si vomita o le sale sangre por la boca, colocarla de costado para evitar que se atragante.

6.- Atragantamiento – claramente, con tanta comida alrededor y preparaciones no habituales a la alimentación cotidiana, es muy posible que también se incrementen los casos de atragantamiento. Además, podría pasar que los niños se metan algunas piezas pequeñas a la boca.

Qué hacer – Primeros auxilios: hablamos de atragantamiento cuando un objeto extraño o trozo de comida se aloja en la garganta o la tráquea y bloquea el flujo de aire. Debido a que el atragantamiento corta el oxígeno al cerebro, brindar primeros auxilios es fundamental lo más rápido posible.

Siempre se debe proceder primero que nada a llamar a Emergencias y en caso de pérdida de conocimiento, realizar RCP. El signo universal de atragantamiento son las manos apretadas a la garganta. Pero, si la persona no da la señal, hay que estar atentos a si presenta incapacidad de hablar o dificultad para respirar o respiración ruidosa. Quizás si hace sonidos chirriantes al intentar respirar; tos, que puede ser débil o fuerte. Importante notar si piel, labios y uñas que se tornan azules u oscuras y si hay pérdida del conocimiento. Si la persona puede toser con fuerza, debe seguir tosiendo.

Por otro lado, si la persona se está ahogando y no puede hablar, llorar o reír con fuerza, se recomienda enfáticamente realizar compresiones abdominales (también conocida como maniobra de Heimlich). Se ubican los brazos alrededor del pecho y por debajo de las costillas de la persona que se está asfixiando y se la inclina levemente hacia delante. Luego, unir ambas manos fuertemente y presionar varias veces de forma rápida hacia adentro y hacia arriba. Repetir las veces que sea necesario hasta que el objeto o trozo de comida salga. Si la persona vomita, acuéstelo de lado para evitar que el objeto obstruya totalmente sus vías respiratorias.

7.- Alcohol – es lamentablemente muy habitual que, en esta época del año, debido a la mayor cantidad de reuniones, fiestas y el deseo de celebrar, todo mundo tome mucho más alcohol del habitual. No sólo se trata de lo que genera el alcohol en sangre en cuanto al comportamiento y funcionamiento social – incluso los accidentes al volante – sino también en cuanto a la intoxicación que se produce en el cuerpo.

Qué hacer – Primeros auxilios: siempre como primera medida se debe llamar al 1-0-7 o al número local de emergencias y nunca se debe asumir que la persona dormirá hasta que la intoxicación por alcohol desaparezca. Es importante no dejar sola a la persona inconsciente y, en caso de vómitos, asistir durante y después de la crisis. Puede ser difícil decidir si alguien está lo suficientemente alcoholizado como para solicitar intervención médica, pero es mejor equivocarse como precaución. Es posible que preocupen las consecuencias al momento de pedir ayuda, pero las consecuencias de no pedirla pueden ser mucho más graves.

8.- Accidentes de tránsito – se dice que en Navidad y Año Nuevo mueren de dos a tres veces más personas en un accidente de auto, principalmente por estar alcoholizadas. Es fundamental manejar con extrema precaución y, se recomienda que, si se va a beber, haya un conductor designado o reservar con anticipación un servicio de autos que pueda trasladarnos en forma segura.

Qué hacer – Primeros auxilios: el primer paso será siempre llamar a las autoridades pertinentes, pero, mientras llegan, se recomienda permanecer junto a la persona herida. Si está consciente, intentar tranquilizarla. Explicarle que tuvo un accidente pero que la ayuda ya está en camino y lo más importante, asegurarse de que no se mueva. Nunca darle a ingerir agua ni hacerle inhalar alcohol. De ser posible, detenerse en un lugar seguro, es decir que, movilizar el vehículo y sacarlo de la zona de circulación. De lo contrario, balizar inmediatamente el lugar (con las balizas del auto y balizas triangulares o linternas), para evitar nuevos siniestros y proteger a las víctimas.

No movilizar a los heridos, salvo que se tenga preparación en primeros auxilios y/o exista peligro de incendio o explosión del vehículo o riesgo de que la persona sea atropellada en la calle. Hay que tener en cuenta que es posible que la persona herida esté lesionada en su columna vertebral o con traumatismo cráneo-encefálico, situaciones en que un movimiento equivocado puede agravar sus lesiones. La movilización debe ser realizada por personal capacitado y especializado.

9.- Problemas de sueño – el estrés de las vacaciones venideras y los preparativos, viajes de último momento, diferentes zonas horarias, exceso en la comida y la bebida son todos factores que podrán causar problemas al dormir, con la consecuente falta de atención y coordinación en las tareas, malhumor, desgano, etc.

Qué hacer – Primeros auxilios: si bien a primera vista la propia vida no está en peligro inminente, sí puede haber, en casos severos de falta de sueño, hipertensión, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, obesidad, diabetes, depresión y ansiedad, disminución de la función cerebral, pérdida de memoria, un sistema inmunitario más debilitado, tasas de fertilidad más bajas y trastornos psiquiátricos.

Algunas personas tienen problemas para conciliar el sueño y otras se despiertan a media noche y no pueden volver a dormirse. Algunas recomendaciones saludables: mantener siempre un mismo horario para dormir y para levantarse. Si no puede dormir, es mejor levantarse de la cama y trasladarse a otro lugar de la casa para no asociar la cama con una fuente de estrés. Se recomienda entonces realizar alguna actividad tranquila y relajante como leer un libro. El ambiente también es importante: un buen colchón cómodo, temperatura fresca, luz tenue, sonidos monótonos pueden ayudar o simplemente el silencio. Apagar aparatos electrónicos, tratar de relajarse con meditación, música suave, etc.

10.- Comer en exceso – es algo típico de las Fiestas. Los atracones están a la orden del día y puede que comer y beber en exceso cause estragos tanto en la dieta como en el cuerpo. Indigestión, agotamiento, aumento de peso, problemas de diabetes, reflujo, distensión abdominal, estreñimiento o diarrea, son algunas de las posibles afecciones que causa comer y tomar sin medida. Especial cuidado se debe tener con bebés y niños pequeños, así como con adultos mayores.

Qué hacer – Primeros auxilios: En caso de estar ante casos de intoxicación alimentaria se recomienda tomar sorbos de líquido de forma lenta y con intervalos de tiempo, como bebidas deportivas o agua, para prevenir la deshidratación. Ante cualquier duda siempre se debe consultar con el médico, pero especialmente si hay vómitos que persisten durante más de dos días. Diarrea, fiebre, desmayos o aturdimiento, dolor, etc.

Algunas recomendaciones generales para estas Fiestas:

  • No dejar el hogar solo por mucho tiempo o avisar a alguien de confianza que pueda vigilarlo.
  • No publicar en redes sociales paseos familiares o viajes que muestren o indiquen la ubicación exacta.
  • Cerrar la llave de gas y bajar los interruptores térmicos, para evitar fugar y cualquier cortocircuito.
  • Revisar puertas y ventanas al exterior que queden cerradas.
  • Apagar todas las decoraciones que requieran electricidad (y velas) antes de a dormir o salir de casa.
  • Si se toma alcohol, no conducir y si se tiene sueño, lo mejor es descansar.
  • Evitar el contacto con cohetes y fuegos artificiales, especialmente de niños.
  • No realizar actividades simultáneas cuando se está en la cocina, un descuido puede ser mortal. Y no dejar entrar a los niños cuando hay ollas u otros utensilios calientes.
  • No dejar al alcance de niños pequeños objetos que puedan causarles ahogamientos.
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol y comida.
  • Verificar la frescura de los alimentos y su correcta refrigeración.
  • Cuidado al utilizar escaleras o bancos mientras se colocan diversas decoraciones.
  • No sobrecargar zapatillas y enchufes con luces navideñas. No dejar cables sueltos que pudieran generar tropiezos.
  • Tener a mano los números de emergencias:

 

 

 

 

 

 

No Comments

Post A Comment

Abrir chat